Viaja con DCyC: Murcia

Se acerca un buen puente (y más para las madrileñas como nosotras) y por eso queremos compartir con vosotras un plan que hicimos hace poco y que nos gustó bastante, con rutitas por caminos volcánicos, con un poco de historia y una buena cena, de esas que nos gustan y a bastante buen precio. Señoras, señores, con todas ustedes: Murcia qué bella eres. El Retorno.

Y es que Murcia es una provincia muy bonita y llena de lugares poco conocidos. Pese al estado del Mar Menor (aprovechamos para apoyar desde aquí la causa SOS Mar Menor) los pueblos de alrededor esconden sitios llenos de historias curiosas y con unos paisajes volcánicos por los que se agradece caminar y perderse (cuando el sol no aprieta). 

Uno de estos lugares lo encontramos en el pueblo de Los Urrutias, con un paseo marítimo muy agradable donde se pueden ver flamencos y todo tipo de fauna marina gracias a las pasarelas de madera que permiten adentrarse en el mar sin mojarse convirtiéndo la zona en un balneario. Siguiendo por la playa de arena nos encontramos con el otrora hangar del Hovercraft, un vehículo anfibio que fue parte de la flota española durante los años setenta y ochenta. Si bien ahora mismo no es más que un edificio abandonado y en ruinas, permite imaginar lo impresionante que debió ser este buque en su momento. 

Siguiendo por el pueblo llegamos al volcán del Carmolí, un cono volcánico del Mioceno superior lleno de plantas y curiosas formas rocosas que fue horadado para construir un polvorín durante la Guerra Civil. Sin salirnos del camino, ya que algunas plantas son autóctonas de ese lugar, podemos llegar a lo más alto del cerro y tener una increíble vista de todo el Mar Menor y el Mediterráneo. El pueblo de Los Urrutias cuenta también con una famosa “Ruta de la Tapa” que se desarrolla entre finales de marzo y principios de abril.

Para cerrar el día, muy cerca de Los Urrutias, y tras unos chapuzones, reservamos mesa para cenar en el Restaurante Malvasía en Playa Honda. Un local con un Sol Repsol que ofrece una carta preparada por José Fuentes basada en la cocina mediterránea propia de la zona, con productos de temporada. Por un precio cerrado de 40 euros por persona sin bebida, ofrece el menú degustación Sensaciones, que os recomendamos ampliamente. Este menú se ofrece en la web del restaurante pero no en la carta, así que si vais tenéis que preguntar por él. 

La selección de platos comienza con tres pequeños bocados, muy bien presentados, para ir abriendo boca: sardinas ahumadas con puerro y lágrima de pimiento, seguidos por un taco de salmón con yuzu y mango. Estos entrantes fueron dos de nuestros platos preferidos. Tanto las sardinas ahumadas como el salmón estaban presentes y combinaban muy bien con el resto de los sabores. El menú continuó con las croquetas Malvasía y siguió con unas alcachofas a la parrilla con crema de foie, jamón y parmesano, deliciosas. Y luego los dos principales: un atún del Mediterráneo, preparado como un tataki clásico con salsa de soja era de calidad excelente y una chuleta de cerdo ibérica a la brasa con emulsión de patata y tartufo. Estaba buena pero si os decimos la verdad es que nos empieza a preocupar esta moda de usar la trufa a grandes cantidades que ya nos empalaga un poco. De postre unos raviolis de chocolate que debes comer de un bocado para que el chocolate explote dentro de tu boca al morderlos y no fuera. Y de verdad que explota, así que cuidado si vais de blanco. 

La relación calidad-precio de esta propuesta nos pareció muy adecuada y disfrutamos de sus sabores en una ambiente tranquilo y agradable. Aunque no somos muy dadas a que nos abrumen con atenciones y somos más de que nos dejen a nuestro aire, quizás es cierto que nos faltó un poquito de explicación sobre los platos, ya que nos cambiaron el orden al servir.

Otros planes murcianicos

Si vais por la zona de la Manga os recomendamos otros planes que, en nuestra opinión, no os podéis perder: 

-Visita a Cabo de Palos y su faro de 80 metros que data de 1862.

-Visita a Cartagena: Teatro romano, termas y foros. Para comer un buen arroz os recomendamos los de puerto, concretamente La casa del pescador es uno de los más famosos. 

-Visita al parque natural de Cal Blanque: hay que madrugar porque el aforo es reducido para aparcar, aunque hay un autobús que lleva hasta las playas.

Conclusión: Desde que Ramontxu nos presentase (allá por los 90) la región de Murcia, entre playbacks y fuentes ornamentales, la huerta de España ha conseguido unir el sentido del humor con una verdadera propuesta turística, basada en gastronomía y cultura. Solo faltaría conseguir parar la siempre horrible especulación urbanística y salvar el Mar Menor (recordemos SOS Mar Menor), pero la región merece la pena el esfuerzo y la visita. Visitad Murcia y disfrutad de nuestro resumen libre de «Acho Pijo». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *